FANDOM


 

 

Por Lev.n.A (Apolo 3000 en la wiki¬¬)

WIKIA

 

 

La chica de la wiki

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La chica de la wiki

Capítulo 1

Somos muchas las personas que vivimos una vida a la que podemos llamar normal; nuestras acciones son cotidianas; seguimos los pasos de nuestras rutinas y hasta los repentinos y enérgicos cambios que le damos a esta para que no caiga en la monotonía.

Ignoramos la gran influencia que rigen los eventos y personas que rodean nuestra vida; la forma en que somos, nos comportamos y, finalmente, la forma en que nosotros mismos influimos a los demás. Nuestro paso por el sendero de la existencia misma marcado por las huellas de nuestro entorno. ¿Pero que pasa cuando en nuestra vida, tenemos contacto con algo o alguien que cambie todo y le dé un giro a lo que nosotros considerábamos como habitual?

Eso es lo que me paso a mí y que a continuación voy a relatar…

Me llamo Alex, a mis 16 años de edad he vivido relativamente poco tiempo, mas me ha tocado ver el lado más extraño de la vida y de la forma menos imaginada. Hace ya un año de lo que les vengo a relatar; un año hace que mi conciencia abrumada busca escapar de lo que en forma de tragedia se presentó en mi vida; un año y parece que todo hubiera pasado ayer; un año y cada vez que en contra de mi voluntad regresan los recuerdos de esos acontecimientos me lleno de terror al pensar que nuevamente me llegue a encontrar con…

Vivia en la ciudad de los Ángeles en el estado de California, tenía tiempo para entonces viviendo ahí. No quisiera contar detalles acerca de mi vida personal, pues lo que me interesa es solo que sepan lo que en aquel entonces me tocó vivir; el obscuro secreto que encontré, con el que nunca quiero volverme a encontrar y que no deseo que nadie tenga el infortunio de toparse en su vida.

Vivía en un departamento un tanto alejado del colegio al que asistía, lo que me obligaba a tomar el metro todas las mañanas para poder llegar temprano.

En el departamento yo vivía con mi madre, una mujer trabajadora de 35 años de edad. Por las mañanas mi mamá salía a su trabajo de oficina siempre a las seis de la mañana y no volvía a casa hasta pasando las 3 de la tarde; era un buen trabajo al cual asistía de lunes a viernes.

Por otra parte yo, como lo he mencionado antes; cumplía con mi única responsabilidad que era ir al colegio. Todas las mañanas seguía una pequeña rutina, me levantaba temprano para bañarme, poco después iba a la cocina para preparar el desayuno mientras veía las noticias. Terminando de desayunar salía de mi casa y me dirigía directamente a la estación donde tomaba el metro. En la estación siempre me encontraba con Roberto (Rober) y Daniel (Dani), buenos amigos míos que estudiaban en el mismo colegio que yo, aunque en salones distintos. Nos poníamos a platicar esperando el metro y también rumbo al colegio; como siempre, yo era el último en llegar pues a diferencia de ellos a mí no me gustaba levantarme tan temprano.

Roberto siempre fue el más expresivo de los tres, siendo hijo de una pareja de abogados tenía un carácter un tanto competitivo y en ocasiones un poco molesto; sin embargo, no lo suficiente para sacarnos de quicio. Por otra parte, Daniel era el clásico amigo con algo de sobrepeso, siempre informado de lo que sucede en el mundo y con una gran facilidad para hacernos reír, aspectos que heredó de su padre, un periodista que trabaja en una cadena cuyo nombre no es necesario mencionar.

Todos los días teníamos algo de qué hablar, si no era sobre alguna historia del colegio era acerca de algún videojuego que nos gustara por igual; tomábamos el metro y después nos dirigíamos al colegio donde cada quien se iba a su salón.

Todo comenzó el 6 de Febrero del 2016, eran las seis de la tarde y Roberto hablaba conmigo por Facebook, estaba muy emocionado, pues había encontrado un juego .io que le gustaba mucho, tanto fue su emoción que me paso el link para que yo jugara con él, el juego era bueno, al principio complicado, pero después de un par de minutos resultaba fácil y tengo que admitirlo, era divertido matar al resto de los usuarios; sin embargo para Roberto las cosas no eran de la misma manera, se le había complicado bastante y al parecer lo mataban antes de que subiera de nivel. Pasando dos horas de que empezamos a jugar decidí despedirme para irme cenar, Roberto por el contrario molesto al no dominar aún el juego, siguió jugando.

A la mañana siguiente me di cuenta que Roberto aun no superaba el juego, ya que seguía siendo noob y cada vez estaba más molesto por ello. Tratando de ayudarle busque información del juego hasta que encontré una wiki donde publicaban estrategias de cómo mejorar en dicho juego, decidí pasarle el link a Roberto para que se hiciera con algunos trucos; pero de haber sabido lo que ese acto ocasionaría jamás le hubiera pasado la página de la wiki…

Estuvimos un rato entretenidos entre los hilos de la wiki, se hizo tarde y al día siguiente yo tenia clases muy temprano, así que me despedí nuevamente de Roberto el cual estaba entretenido leyendo los hilos y me fui a dormir.

A la mañana siguiente y como era costumbre después de hacer mis deberes, me dirigí a la estación del metro rumbo al colegio. Ahí estaban Daniel y Roberto, ambos mirando el celular de Roberto quien estaba riendo maliciosamente, me acerque a ellos con gran curiosidad por saber lo que estaban viendo; cuando llegue le pregunte a Roberto –¿Qué ven? –A lo que Daniel respondió –Esta troleando una página y jodiendo a varios usuarios –¿trolleando una página? –A lo que Roberto agrego –¿Te acuerdas de la wiki que me pasaste?

–Sí, me acuerdo, ¿los estas troleando xD?

–Pues me termine haciendo una cuenta en esa wiki después de que te fuiste; al principio les pregunte como podía mejorar en el juego, pero un usuario llamado Qwertyjustio me dijo que eso no se preguntaba ahí y que si quería mejorar buscara estrategias en la wiki… se me hizo grosero y poco amable de su parte, así que me moleste y comencé a insultarlo porque me pareció gracioso que el tipo creyera ser un extraterrestre o algo así.

–¿Un extraterrestre, el creía eso?

–¡Si! ¿No te parece gracioso?

–Sí, ¿y que más paso?

–Pues lo insulte por ello un poco, ya sabes, en broma por no haber sido amable y darme algún consejo para el juego… en eso llego otro usuario llamado Questionator que dijo que yo estaba infringiendo las reglas y me acuso de “Vandalismo” Al principio no sabía ni que era eso, pero no paso mucho tiempo en lo que de repente me baneo :(

–Pues obvio ¿qué esperabas?

–Si lo sé, pero ahí no termina todo.

–¿Que más paso?

–Comencé a trollearlos de forma masiva, y en eso estoy ahora >:)

–Okeeey, bueno ya viene el metro será mejor que lo dejemos para después…

–Claro :D

Ese fue un día normal, me pareció divertido lo que hacía Roberto y de hecho a Daniel también, pero con el paso de las horas en el colegio, termine olvidando el asunto. Ese día llegué a mi casa muy cansado por las horas de clases, casi me iba directo a la cama, pero tenía una maldita tarea que hacer, por lo que decidí prender el portátil. Tenía que hacer una exposición en equipo, así que abrí Facebook para ponerme de acuerdo con algunos compañeros, tenía poco de 3 minutos de haberme conectado cuando un mensaje de Roberto me termina sorprendiendo, el mensaje decía:

¡Alex, la hice en grande, les he tumbado toda la wiki jajaja xD ahora si aprenderán a respetar esas ratas!

Al principio no entendí a que se refería, pero poco dure en recordar lo de esa mañana y la wiki a la que Roberto tan entusiastamente atacaba, me preguntaba si se lo estaba tomando demasiado enserio, pero con una sonrisa incomoda decidí responderle que los ignorara, ya que le estaba dando mucha importancia al asunto.

También le desee buen viaje pues a la mañana siguiente Roberto tenía que salir de la ciudad por motivos personales, que tampoco hacen falta aclarar.

Esa noche me acosté muy tarde por terminar con mis compañeros la exposición del día siguiente, a las 3:13 am¬¬ para ser exactos, lo que termino por despertarme tarde y acelerado a la mañana siguiente, pues solo me quedaba poco tiempo para ir al colegio y ya era tarde. Al llegar a la estación me di cuenta que seguramente Daniel ya habría abordado el metro antes que yo y al parecer me tocaría esperar un poco más a que pasara el siguiente metro; molesto y con algo de estrés por no querer llegar tarde decidí jugar el juego .io que tanto le había hecho pasar a mi buen amigo Roberto, pero justo estaba por entrar al juego cuando recordé lo de la wiki, ¿sería verdad que Rober tumbo la wiki completa?; supongo que la curiosidad termino por hacer que entrara a buscar si la wiki estaba caída. Mi sorpresa fue que la wiki estaba funcional y completamente normal, navegando en los hilos no había rastro de lo que Roberto había hecho; me resulto raro al comienzo, pero la respuesta era obvia, algún administrador de la página debió haber eliminado todo el vandalismo que él dejo en la wiki; menos mal que el daño no había sido grave… Justo estaba por abandonar la wiki cuando me encontré uno de los comentarios de Roberto, para mi sorpresa ese mensaje no había sido borrado, y efectivamente su comentario iba dirigido a un tal qwertyjustio, el mensaje era obsceno y me pareció de poca gracia; otro usuario llamado Andresini05 recomendaba hablar con la comunidad wiki acerca del problema y argumentaba sobre algunas medidas para evitar el vandalismo, en eso mi lectura fue interrumpida por una voz…–¿Ese Andresini05 dando consejos nuevamente? –Voltee para dirigir mi atención hacia la persona de quien provenían esas palabras y me sorprendí al ver una chica de no más de 15 años; calculo que tendría 1.65 de estatura, su cabello era corto y castaño claro, casi rubio; sus ojos eran de una tonalidad azul muy clara que combinaban con su piel pálida; tenía el mismo uniforme que yo, al parecer era miembro del mismo colegio al que yo asistía. Me sorprendí por lo cerca que ella estaba de mí. ¿Cómo fue posible que yo no notara que se me acerco tanto antes de que ella me dirigiera la palabra? Ella dirigía su mirada directamente a mi celular viendo el comentario que el usuario Andresini05 público en la wiki. –¿Que dijiste? –le respondí extrañado y sin entender a qué se refería. –¿Ves el comentario del usuario que está insultando a los demás? –ella agrego. –Sí, ¿por qué?

–Está haciendo vandalismo.

–¿Vandalismo?

–Sí, pero por ahora no importa, me llamo Perla ¿y tú?

–Alex, no te había visto en esta parada del metro, eres nueva aquí?

–¿Digamos que sí, tengo poco en la ciudad…eres miembro de la wiki?

–No, solo estaba viendo algunos comentarios en los hilos.

–Okey, ¡mira ya viene el metro!

–vale, subamos.

–¿Te sientas conmigo? –Me pregunto Perla con una cálida sonrisa. –Ok. –respondí un poco extrañado por la confianza que ella demostraba.

Era agradable en cierta forma, pero había algo que hacía a Perla diferente de las demás personas, nos dirigimos a unos asientos libres para sentarnos, una vez ahí ella me preguntó; –¿qué piensas del vandalismo Alex?

–¿Del vandalismo?

–Sí, el vandalismo.

–No identifico bien a que se refieren con ese término en la wiki, pero a un amigo le dijeron así por discutir con un miembro de ahí.

–¿Así que ese tipo es amigo tuyo verdad?

–Sí, de hecho, se llama Roberto; seguido voy con él y otro amigo que se llama Daniel en el metro hacia el colegio; pero dime, ¿en sí que es vandalismo?

–El vandalismo es el acto más obscuro del ser humano y por tal motivo ningún ser vivo que haga vandalismo en una wiki merece seguir viviendo ;)

–¿Qué? –Supuse que lo que decía era una broma bastante extraña, por lo que con una sonrisa forzada le seguí el juego; ella se dio cuenta de que se me hizo extraño su comentario y a la vez me causaba gracia, por lo tanto respondió con una leve sonrisa; pero al mirarla a los ojos sentí un ligero escalofrió que termine por ignorar, pues en nuestra conversación nos acercábamos cada vez más a la estación donde teníamos que bajar.

–Alex, ¿y tus amigos por que no están aquí?, pensé que dijiste que seguido viajabas con ellos rumbo al colegio.

–Roberto tuvo que salir porque tiene algunos asuntos familiares y yo creo que Dani ha de haber tomado el metro antes que nosotros, porque de hecho ya vamos tarde :P

–Ya veo, ¿y cuando regresa Roberto?

–Mañana –Justo le iba a preguntar por qué la curiosidad por Roberto cuando ella me interrumpió diciendo; –¡Ya tenemos que bajarnos, esta es la parada para el colegio!

-Casi se nos pasa es cierto. –Le respondí sonriendo xD

En el alboroto de gente subiendo y bajando del metro, terminé por perder de vista a Perla, la cual no supe hacia donde se dirigió al bajar, hice por buscarla con la mirada, pero ya iba tarde así que decidí continuar mi camino rumbo al colegio. Fue grande mi decepción al darme cuenta que por más que la busque llegue al colegio sin poder dar con ella, así que me dirigí más corriendo que caminando hacia mi salón de clases, pues ya era tarde.

Ese mismo día terminando las clases salí del colegio y me dirigí a casa, al llegar recibí un mensaje de Rober que me decía que duraría un día más fuera de la ciudad; lo salude y pensé en contarle lo de la chica, mas en ese momento no le di mucha importancia así que omití el tema.

Aún cansado por haber dormido poco la noche anterior, me dirigí al pc; jugué uno de mis videojuegos favoritos y después me fui a dormir…

 

 

Capitulo dos 2 (la chica de la wiki)

Un nuevo día, como siempre el sol de la mañana hace que de forma psicológica se sienta menos frio, me baño con agua caliente, desayuno y salgo hacia el metro, justo para encontrarme con Dani que en el lugar de siempre me espera con sus lentes reflejando la luz de su celular mientras lo mira; me acerco a él pero antes de que pueda hablar me mira y me saluda, nunca supe como hacía para saber cuándo yo me acercaba entre tanta multitud, si siempre estaba mirando a su celular; le devolví el saludo y le pregunte a que jugaba, a lo que él me respondió –No juego, estoy visitando la wiki a la que Rober trolleo.

–¿Roberto sigue con eso?

–Al parecer si, borra la información de las páginas de la wiki y la llena con cosas obscenas.

–Ese Rober… solo espero que no se meta en problemas por ello :/

–Y si lo hace no le importara ya sabes cómo es él :P

–Cierto xD ¿sabes? Ayer me paso algo muy extraño, conocí a una chica, su nombre es Perla.

–¿SI? ¿Y era linda? 7u7

–Sí era linda, pero no tuvimos mucho tiempo para hablar porque cuando nos bajamos del metro, no supe para donde se fue.

–Su nombre me recuerda a la ex administradora de la wiki a la que Rober trolleo. –Dijo Daniel.

–¿Cómo sabes eso?

–Estuve leyendo los hilos, algunas de las cosas que pone Rober aparecen ahí; se está pasando con eso y los de la wiki se encabronan mucho por lo que comenta, se lo toman muy enserio.

–Ya veo; la chica de ayer también dijo algo sobre la wiki, incluso… –justo estaba por comentarle a Daniel sobre la broma que Perla había hecho sobre el vandalismo, cuando alguien tomo mi hombro; voltee para mirar de quien se trataba ¡y para mi sorpresa era Perla! –Hola Alex.

–Hola Perla.

–¿Él es Daniel verdad?

–Hmm sí, como lo supiste aun no te lo presento :P  –Justo en ese momento Daniel interrumpió presentándose a sí mismo –Sí, soy yo, ¿Alex te hablo de mi antes verdad? 7u7.

–Sí, me dijo que tomaba el metro contigo y otro amigo :)

–Deja te la presento; se llama Perla la conocí apenas ayer. –interviene la conversación para presentarlos. –Hola Dani mucho gusto. –respondió Perla con una sonrisa tranquila.

–Oye Alex ¿y tú otro amigo Roberto?

–Me escribió al whatsapp ayer por la noche, al parecer viene mañana.

–Es seguro que viene mañana porque tiene un examen importante. –agrego Daniel colándose nuevamente en la conversación; no se necesitaba ser inteligente para notar que él se sentía atraído por Perla.

–Ok. –contesto Perla con una leve pero perceptible muestra de desilusión en su mirada, que intento inmediatamente disfrazar con una sonrisa tranquila y pacífica; de hecho, la sonrisa de Perla tenía algo en particular que no había visto antes; transmitía una calma y serenidad casi difícil de describir… Siendo sincero, esa mañana en el metro fue una de las mejores rumbo al colegio, hablamos de muchas cosas, y como íbamos con tiempo de sobra alcanzamos a ir a desayunar juntos a la cafetería del colegio, al parecer ahora seriamos cuatro los que nos reuniríamos en esa parada del metro en vez de tres; Perla comenzaba a caerme bastante bien, solo me preguntaba si Dani tendría algún problema facial, ya que cada que estaba junto a ella él ponía una cara más o menos así… 7u7.

Esa misma tarde termine por salir temprano del colegio; parecía ser una tarde tranquila. Decidí que como aún era temprano podría caminar parte del trayecto a mi casa y después tomaría un bus. Apenas había caminado una cuadra de distancia fuera del colegio cuando una voz que no tarde en reconocer me interrumpió. –¡Hola Alex, saliste temprano!

–Hola Perla, ¿cómo estás?

–Bien, ¿ya vas rumbo a tu casa? :)

–Sí, pienso caminar un tramo por la avenida Westmoreland

–Yo también voy para allá, te acompaño :3

–Ok :) ¿cómo te fue hoy?

–Bien, fue un día tranquilo ;)

–Perla… me parece un lindo nombre, me recuerda a una serie Steven…no sé qué.

–Universe, Steven Universe.

-Si esa :D, ¿por qué ese nombre?

–Lo eligió mi papa, él es militar, cuando nací él estuvo implicado en una guerra de medio oriente, y por la situación era muy difícil para el comunicarse con mi mamá, así que ambos estuvieron de acuerdo en ponerme Perla, porque él me conto que cuando no le permitían comunicarse por video llamada con nosotras, él entonces veía la luna que para el siempre pareció una brillante perla.

–Woow que profundo, espero que no te moleste que te pregunte, soy algo curioso :P

–Para nada, tengo amigos que hacen muchas preguntas, a uno de ellos incluso le dicen questionator… en realidad me la he pasado muy bien con ustedes me agradan, solo me preocupa un poco Dani

–¿Por qué te preocupa él?

–Es que cada vez que lo veo pone una cara así 7u7

–xD ignóralo jajajaja

–Sabes, es una lástima que…

–¿Lastima, por qué? :/

–Nada olvídalo, hasta aquí te acompaño yo, tengo que seguir por la calle Quinta.

–Vale, que este bien Perla :D

–Chao Alex :)

Seguí caminando rumbo a una parada de autobús para seguir rumbo a mi casa, miraba los autos pasar mientras metía mis manos en el bolsillo esperando a que pasara el bus, pues comenzaba a hacer un poco de frio, en eso sentí que una mano se poso en mi hombro. - ¿Perla decidiste continuar por acá?

–No, soy Daniel :/

–¿Que pasa ya vas rumbo a tu casa?

–Tengo que ir a hacer algunas compras al super, pero te vi desde la otra cuadra esperando el bus y recordé que no te he preguntado en que salón va Perla.

–No lo sé, he olvidado preguntarle.

–Hmm ¿no tienes su whatsapp? :/

–Tampoco, tranquilo Dani mañana se lo pides.

–Quería pedirle que me pase el pack :c

–¡Dani no jodas! >:/ :P XD Eres tremendo jajaja. Bueno, mi autobús llega, nos vemos mañana, que estés bien.

–Claro tú igual, nos vemos, bye.

Esa tarde mientras viajaba en el bus veía por la ventana como el sol comenzaba a ocultarse; me hace recordar lo que se sentía tener una vida tranquila y normal…

Llegando a casa recibí un mensaje de Roberto, parece que se la había pasado bien en su estadía fuera de la ciudad, yo cenaba mientras leía su mensaje; decía que en su tiempo libre él encontró un nuevo pasatiempo, al cual se refirió como vandalizar de forma horrible a la wiki. Para ese entonces yo ya había olvidado ese tema y me molesto que aún siguiera con eso, ¿por qué darle tanta importancia a algo como eso? ya ni se acordaba del juego cuyo contenido abundaba en esa wiki; no lo sé, de todas maneras decidí dejar el tema a un lado. Conversamos sobre otras cosas y por ultimo antes de despedirnos le comenté que mañana le presentaría a una amiga. Yo tenía tarea que hacer así que me termine despidiendo del él.

Una mañana más y es momento de levantarme, me doy un baño con agua caliente, hoy en especial hace un poco más de frio; seria genial que nevara.

Termino de desayunar y me preparo para salir de casa. En el camino rumbo a la parada del metro recuerdo que hoy veré a Roberto, a pesar de que hablamos ayer por whatsapp será interesante que me comente que tanto hizo con detalles. Llegando al metro como siempre veo que él y Daniel ya están ahí, también como es costumbre están entretenidos viendo algo en el celular; me pregunto que será esta vez. Daniel sin necesidad de verme nuevamente me saluda, es habitual para mí, pero siempre me lleno de curiosidad el saber cómo lo hacía, Roberto por su parte me voltea a ver y saluda.

–Le contaba a Daniel sobre los vandalismos que hice en la wiki >:)

–¿Sigues con eso Rober?

–Tengo que admitir que es muy gracioso, mira las figuras que se creó con caracteres del teclado, son tremendas obras de arte. –Comento Daniel aguantando la risa.

–No les di ni un respiro, creo que hice el ataque vandálico más grande de todos los tiempos, pero no es todo, tengo planeado tumbar varias wikis a la vez >:V

–Eso sí que es tener tiempo de sobra hombre. – le comenté a Roberto un poco extrañado. –Por cierto, Daniel ¿aún no llega Perla?

–No aun no llega, tal vez se le hizo tarde.

–¿La chica que me dijiste? –Pregunto Roberto. –Sí, pero parece que no vendrá hoy; cuando la veamos te la presento, pero por ahora ya viene el metro, a que subir.

Capítulo 3 (la chica de la wiki)

Estamos en el vagón del metro; tomamos asiento en uno de los extremos del vagón justo en una hilera de asientos que daban espalda a las ventanas de nuestro lado del vagón, yo estaba sentado justo en medio de mis dos amigos. Daniel nos muestra algunas canciones que descargo ayer poniéndolas en altavoz; por lo callada que va la gente dentro del metro se escucha en todo el vagón la música que puso Daniel, eso a pesar de que el volumen no está alto, pero parece que a nadie le molesta.

En el camino Roberto nos cuenta todo lo que hizo en su viaje, reímos cada vez que Daniel hace alguna broma sobre las cosas que hizo Roberto; en eso llama mi atención un repentino apagón en las luces del vagón, cosa que dura poco tiempo, pero me parece extraño porque que en el tiempo que tengo utilizando el metro jamás había visto un fallo así, volteo para ver si Roberto o Daniel prestaron atención al repentino apagón, pero están sumergidos en su conversación y no parece que lo hayan notado; noto que algunas personas dirigieron sus miradas al techo para ver las luces, pues les llamo la atención igual que a mi ese repentino fallo. Un chite de Daniel desvía mi atención y hace que deje de lado mi curiosidad por lo que había pasado, pasaron dos o tres minutos cuando un segundo apagón esta vez más duradero se hace presente; al principio las luces comenzaron a parpadear cada vez a un ritmo más lento, haciendo que los momento de obscuridad se hicieran más prolongados, hasta que por fin las luces volvieron a la normalidad, esta vez tanto Roberto como Daniel lo habían notado ya que cuando voltee a mirarlos ambos dirigían su mirada hacia el techo del vagón, extrañados al igual que el resto de los pasajeros. Eso se me hizo muy raro, supuse que una falla en el sistema eléctrico seria la causante del problema, voltee a mi izquierda y vi como una de los guardias de seguridad hablaba por su radio para avisar sobre lo ocurrido, ella era una chica llamada Cristina (Cris) de unos 26 años al parecer, su poca experiencia como guardia de la seguridad hizo que pidiera asesoría a otros de los guardias que estaban en los vagones vecinos para ver cuál era el problema. El resto de los pasajeros del vagón y nosotros decidimos ignorar el problema nuevamente.

Justo acababa de llegar otro guardia proveniente del vagón vecino, un hombre robusto de unos 38 años con el nombre de Wilson, me di cuenta porque Cristina lo saludo en cuanto entro. Se pararon casi enfrente de nosotros y se pusieron a hablar sobre la falla, pude escuchar que el guardia le decía a ella que era una falla general y que al parecer el metro estaba perdiendo velocidad, por lo que pronto nos podríamos detener por completo; por el gesto en sus rostros ambos guardias lucían un poco preocupados; sin embargo, el resto de los pasajeros parecían no notarlo. De pronto las luces se volvieron a apagar, y esta vez no regresaron hasta pasando varios segundos. Mientras estábamos en la obscuridad me pareció notar como íbamos perdiendo velocidad, hasta que por fin un freno repentino hizo que todos notáramos que el vagón había dejado de moverse.

Aún recuerdo el murmullo de los pasajeros nerviosos, la luz de las linternas de los guardias unida a las muchas luminarias otorgadas por los celulares de los pasajeros, que hacían por ver a través de esa densa obscuridad, escuche decir al señor Wilson. –Qué raro que las luces de emergencia no estén funcionando.

–Tampoco los radios. –respondió inmediatamente Cristina mientras hacía por comunicarse con la autoridad de transportes metropolitanos; podía notar el nerviosismo en su voz.

Aún recuerdo como llegaron las luces de emergencia, tenían una luminosidad menos intensa que las luces normales y además un tenue color rojizo, que por ahora inundaba todos los vagones. Justo en ese momento tome conciencia de que la música de Dani seguía sonando y sin el sonido del metro en movimiento, se podía escuchar completamente claro como justo después de que las luces rojas de emergencia nos iluminaran, comenzó a sonar una canción que reconocí: This Time It's Different de Evans Blue, en ese momento Roberto me pregunto. – ¿Que pasaría? –Justo estaba por responderle cuando Daniel puso su mano en mi hombro y me dirigió la palabra con un tono muy nervioso. –¡Alex mira eso!

Cuando voltee para ver a Daniel el hizo un gesto con la mirada señalando a su derecha, cuando por fin me fije para ver que es o que causaba el nerviosismo  en la voz de Daniel, observe como justo en la parte inicial del vagón estaba parada una persona cubierta por la roja luz de seguridad, parecía tener la mirada baja, pero viendo detenidamente pude observar como sus ojos dirigían su mirada directamente hacia nosotros; una mirada fría, una mirada que helo mi piel y que cada que la recuerdo me hace sentir escalofríos…

La impresión me dejo inmóvil al darme cuenta de que esa persona era una mujer y esa mujer era Perla.

Daniel se dio cuenta inmediatamente al igual que yo de quien se trataba y extrañado por la mirada repleta de odio que desprendía Perla, Daniel se animó y  le dirigió la palabra preguntándole. – ¿Perla eres tú? ¿Qué haces ahí parada? –Pregunta que atrajo la atención de Wilson quien se dio cuenta de la silueta femenina parada justo al comienzo del vagón; sin embargo la pregunta que hizo Daniel no tuvo una respuesta con palabras; más bien, una respuesta física pues Perla se dirigió con un paso tranquilo pero firme directo hacia nosotros; conforme se acercaba pude notar que sostenía algo en su mano derecha, al principio me pareció un bastón, pero después mire cómo mientras se acercaba lo que en un principio me había parecido un bastón en realidad se trataba de lo que hoy puedo definir como una catana, el brillo de su filo resplandeció con las luces rojas que nos alumbraban, no podía creer lo que mis ojos veían y al parecer el señor Wilson compartió mí mismo sentimiento, pues inmediatamente con su mano izquierda haciendo señal de alto y su mano derecha en su cinturón le levanto la voz a Perla diciendo. –Quédate ahí; ¡no te acerques más, y suelta esa cosa inmediatamente!

Perla desvió su mirada hacia el guardia; este se dirigió caminando con la mano derecha en el cinturón como si fuera a sacar su arma, cuando el policía paso enfrente de mí, note que en realidad sujetaba una pistola eléctrica, que aún dudaba en sacar. El guardia paso de largo el lugar donde estábamos sentados nosotros tres, y continúo caminando hacia Perla. Para ese entonces su compañera Cris estaba pasando apenas enfrente de nuestros asientos rumbo al lugar donde se encontraban Wilson y Perla. Wilson con una voz calmada pero firme repitió. –Deja eso niña, no sé cómo lograste meter esa cosa al metro, pero te has metido en un problema, tira esa espada en el suelo para que podamos hablar; tranquila todo estará bien. –Fue entonces que comenzó el verdadero horror; fue entonces que mis recuerdos se vuelven tormentosos; fue entonces que Perla dando un movimiento que apenas pudieron seguir mis ojos se acercó a una gran velocidad hacia el guardia Wilson golpeándolo con la catana y arrojándolo con una gran fuerza hacia el suelo. Cris asombrada miraba impotente como su compañero yacía en el suelo; la inexperta oficial saco inmediatamente su arma de fuego y sin pensarlo dos veces disparo una ronda de tres tiros hacia las piernas de Perla, pero de una forma inimaginable Perla con un movimiento de su catana desvió las balas que terminaron chocando contra los cristales del vagón y contra una de las lámparas rojas de emergencia, la cual comenzó a parpadear; los pasajeros asustados comenzaron a dispersarse entre los demás vagones, nosotros tres o por lo menos, en ese entonces pensaba que éramos nosotros tres; corrimos directo hacia el vagón de a lado, en cuestión de segundos y desde el otro vagón mire hacia donde parpadeaba la luz roja, justo donde estaban Cris y Perla. Pude observar como Cris al ver que Perla había de forma inexplicable desviado las balas abrió fuego nuevamente; para asombro mío y de la multitud que observábamos el increíble acontecimiento, Perla movió su catana a una velocidad impresionante, golpeando las balas que se dirigían hacia ella creando chispas al desviar las balas cuando estas chocaban con su espada. Me pareció ver como de un momento a otro Perla se dirigió corriendo a una gran velocidad hacia la oficial; en su trayecto Perla desviaba con su espada a una velocidad atroz las balas disparadas por Cristina, hasta que un grito de la oficial se hizo escuchar en el resto de los vagones dando fin con este a las sucesivas detonaciones de su arma.

En el obscuro vagón donde estaba Perla, con esa luz rojiza parpadeante se comenzaron a escuchar pazos que se dirigían a nuestra dirección, no cabía duda de que era ella y venia por nosotros; corrimos pasando vagón tras vagón, hasta llegar al último de ellos, entrando cerramos la puerta y al parecer por el alboroto de la multitud ese vagón en especial quedo completamente solo, solo estábamos Roberto y yo. –¿¡Carajo Roberto y Daniel!?

–¡No lo sé, pensé que venía detrás de nosotros! ¿Quién es esa tipa?, ¡está loca! ¿Cómo rayos logro esquivar las balas?

–¡No sé, pero esa tipa es Perla, la chica que te comente, teníamos poco de conocerla!

–¿¡Y que le hiciste, quien es ella, porque esta así!?

–¡NO TENGO IDEA! –Justo estaba discutiendo con Roberto cuando una serie de disparos interrumpió nuestra conversación seguido de una serie de gritos de terror y angustia emanados por el resto de guardias que desafortunadamente habían ido al encuentro de Perla.

–¿¡Escuchas eso, como puede ser que una niña este haciendo esto!? –Grito Roberto con su respiración completamente agitada y lágrimas en los ojos. –¡Yo no lo sé! –No supe que más responder, tratando de mantener la calma por los dos ya que Roberto se había entregado completamente a la desesperación. Una serie de gritos más del resto de pasajeros seguida por un silencio aterrador; pero no fue sino hasta escuchar pisadas que se dirigían rumbo a donde estábamos, que pasaron por mi mente un sinfín de pensamientos… ¿sería a si la forma en que todo terminaría? ¿Que estaba sucediendo? ¿Por qué esa chica adorable se había convertido en esto? ¿Y porque iba por nosotros? Justo en ese momento recordé la broma que ella había hecho. –¡Su broma del vandalismo en la wiki! –Pensé en voz alta.

–¿Que broma, que dices?

–¡Si eso tiene que ser! –estaba por explicarle a Roberto sobre el vandalismo cuando una silueta se hizo visible atreves de la ventana de la puerta que separaba a nuestro vagón de aquel infierno. Era ella…

Nos quedamos en silencio mirando hacia la puerta sin decir ni una sola palabra, pero fue hasta que embistió la puerta con su espada que nos dimos cuenta de la situación en la que estábamos, cada corte que ella hacía de una forma quirúrgica volvía mas irrealista aquella escena, dejando a cualquier espectador al borde de la locura; cada corte estaba bien intencionado en derribar esa puerta, cada corte nos arrebataba nuestra vida… Solo fueron segundos los que basto para que la puerta fuera derribada, Roberto se sentó en el suelo pues sus piernas dejaron de funcionar y por el charco en el que hacia sentado me di cuenta que estaba al borde de lo que él podía soportar, verlo así fue lo que me animó a tener el coraje necesario para articular de forma nerviosa las siguientes palabras. –¿Perla, eres tú?

–Si Alex, soy yo. – Respondió con voz serena y firme. –¿Por qué haces esto Perla?

–Porque estoy cansada Alex… estoy cansada del vandalismo, estoy cansada de personas como Roberto; estoy candada de ver como grandes amigos abandonan la wiki a causa de personas como él.

–¿Qué, todo esto tiene que ver solo con eso, estás loca?

–¿Loca, quien puede decir lo que es cuerdo o no en un mundo como este, Acaso tu puedes hacerlo Alex?

–¡No Perla, pero estoy completamente seguro que esto que haces está mal y tienes que parar ahora!

–Lo siento, pero si tú supieras en realidad lo que es la wiki cuidarías las palabras que diriges hacia mí, no sabes nada Alex, ¿o acaso crees que es normal que alguien haga lo que acabo de hacer, abatir a guardias armados sin recibir ni un solo rasguño o abrir una puerta de metal con el filo de una espada? No eres quien para decirme que es lo que está bien o lo que está mal, sin embargo, el poco tiempo que pase con ustedes me hizo reconocer que no todos los humanos son malos…pero hay quienes sí y Roberto es uno de ellos.

–¡Solo por insultar una tonta página, matas a todas estas personas solo por ello!

–¡Cállate Alex, ya basta! –Perla exclamo con una voz tan fuerte que los vidrios del vagón se rompieron; mis oídos sangraban y me sentía desorientado, mientras sentía como poco a poco perdía el conocimiento, vi como Perla se acercaba cada vez más hacia nosotros, voltee a ver a Roberto, pero él se había desmayado…En ese momento cuando era inminente que mi vida terminaría, el miedo ceso; me sentí tranquilo, ya no podía seguir luchando en contra de mi destino, había aceptado mi fin…Perla se paró delante de mí, levanto mi rostro poniendo la punta de su espada en mi mentón, me costaba mantener los ojos abierto, pero alcance a ver su sonrisa, esa sonrisa que caracterizaba a Perla y mirando sus ojos recordé aquel escalofrió que note cuando recién la conocí, solo que esta vez ya sabía el porqué de mi reacción, ella despedía un aura muy particular, por una parte esa serenidad; tan difícil de encontrar hoy en día, que la hacía parecer un cordero, pero a la vez, sentía esa fiereza que me hacía recordar a un león, un carácter compuesto entre la paz y el coraje que ella podía sentir si alguien se metía con su wiki; por alguna razón no sentí esta vez ningún escalofrió, al contrario me sentí en paz.

El sonido de las sirenas comenzó a resonar en mi cabeza, luces blancas y muy pálidas alumbraban mis ojos; rostros me miraban mientras me llevaban a algún lugar mencionando mi nombre, mis ojos me pesaban y mantener la conciencia fue muy difícil…

Desperté nuevamente, esta vez en la cama de un hospital, ¿qué pasaba, que ocurría? Una luz fría pegaba en mi rostro y una enfermera parada junto a mi camilla revisaba mis signos vitales.

–¿Dónde estoy?

–Veo que ya despertaste :) tranquilo, estas en el centro médico de UCLA.

–¿En el centro médico? ¿Qué paso dígame? –le respondía a la enfermera Anna un poco alterado.

–Tranquilo Alex todo está bien, al parecer solo hubo un fallo eléctrico en el metro que hizo que los vagones se frenaran a alta velocidad, algunas personas sufrieron golpes algo fuertes y otras como tú y tu amigo perdieron el conocimiento :/

–¿Qué? ¿Roberto está bien?

–Permíteme tengo que avisar al doctor… Doctor el paciente 023 ya despertó, ¿puede venir por favor?

–Claro, déjame ver su expediente. –respondió el doctor Noah Williams. –Aquí tiene el expediente del paciente doctor. –Agrego Anna.

–Parece que aún sigues confundido Alex, pero no tienes de que preocuparte, lo que sufriste fue una pérdida del conocimiento al parecer por un golpe en la cabeza, pero las radiografías demuestran que no fue nada grave. Anna avísale a su madre que ya puede entrar a verlo :)

–¿Doctor y sabe algo de mi amigo? –Le pregunte.

–¡Aquí estoy! –Contesto Daniel mientras daba un bocado a un sándwich que le habían dado en el hospital. –¡Dani que gusto verte bien! :D

Justo estaba por preguntarle por Roberto cuando entro mi mamá y me distrajo hablando de lo preocupada que estaba por lo ocurrido, aún me dolía la cabeza y me sentía cansado, no podía creer que todo hubiera sido un sueño, justo estaba por relajarme cuando escuche al docto hablar algo con la enfermera…

–Anna, dime cómo están los policías, en especial del señor Wilson

–Está mejor, pero recibió un golpe muy duro en la cabeza, aún no recobra el conocimiento; sin embargo, las radiografías muestras una marca justo en el lado derecho de su cráneo, si no fuera por el accidente pensaría que alguien lo golpeo con demasiada fuerza.

–Sí, todo parece indicar que tanto el como la paciente 030 esa tal Cristina recibieron la peor parte, supongo que pegaron con una de las manijas de agarre del metro; lo extraño es que todos los guardias tienen marcas tanto en el cráneo como resto del cuerpo que haría parecer que fueron golpeados, supongo que al estar parados salieron despedidos en el momento en que el metro freno de forma repentina. –Agrego el doctor Williams.

–Si doctor, además es muy curioso la mala memoria que tienen los pacientes después del fallo eléctrico, tal vez por el susto que tuvieron.

–Por lo menos esto servirá para remodelar el sistema de control de ese viejo metro y administrar nuevo equipo a los oficiales de seguridad, hace un momento me encontré con un miembro del comité policiaco, me dijo que, tras analizar el equipo de los guardias del metro, los cartuchos de sus armas estaban gastados o como en el caso de la oficial Cristina completamente vacío, me da gusto que no pasara nada grave ;)

No podía creer lo que escuchaba; yo conocía la explicación a todo lo que el médico y la enfermera estaban comentando, pero al parecer nadie recordaba lo ocurrido, así que le pregunte a Daniel si sabía algo de Roberto, para mi sorpresa su respuesta me dejo abrumado ya que él aseguraba no conocer a ningún Roberto. No quise decir nada más, por miedo a que pensaran que estaba loco o que el accidente me había ocasionado un daño severo. Esa misma noche nos dieron de alta a todos, incluyendo a los oficiales Wilson y Cristina, pero no fue hasta que me mamá y yo llegamos a la casa y después de  recibir varios abrazos de parte de mi madre por el suceso acontecido, que me di a la tarea de buscar más pistas acerca del paradero de Roberto, revise mi celular y para mi sorpresa su número había desaparecido, revise su Facebook, pero su perfil ya no existía, así que revise las noticias en internet y, para mi asombro, los padres de Roberto habían avisado a las autoridades sobre la desaparición de su hijo, ellos argumentaban que debía encontrarse entre las víctimas del metro, pero las autoridades argumentaban que no hubo ninguna fatalidad en dicho accidente, ni siquiera un caso grave, todos habían sido dados de alta el mismo día del incidente.

Así que todo fue real … mientras perdía la mirada en mis pensamientos me llamo la atención el brillo de una pequeño y circular objeto junto a mi ordenador, cuando me di cuenta de lo que era casi se para mi corazón por el miedo que recorrió todo mi cuerpo, se trataba de una perla y yo sabía quien la había dejado ahí, inmediatamente entre a la wiki que le había dado inicio a todo este enredo, tecle en crhome: es.diepio.wikia.com navegue entre los hilos hasta encontrar un artículo con el título de “Vandalo capturado” y el comentario de un usuario llamado Glorioso, el comentario decía:

 

 

Glorioso: Andresini05, ¿Perla se hizo cargo del vándalo como se lo ordene?

Andresini05: Si mi señor, capturo al vándalo.

Perla: Señor esta misma noche capture al vándalo como lo ordeno.

Glorioso: Bien, pero te tardaste…Perla

Perla: Lo siento seño, no volverá a suceder, espero pueda perdonarme por hacerle esperar.

Gloriosos: El perdón y la paciencia son cualidades que no suelo repetir Perla, espero que no se repita.

Pera: Así será…señor.

Glorioso: Andresini05 prepara mi blog, hay una historia que quiero escribir.

Andresini05: Si mi señor.

No podía creer lo que leía, no podía creer lo que había pasado, no podía creer en ninguna de las ideas alborotadas que tenía mi mente en ese momento para tratar de darle una explicación a lo ocurrido, pero justo cuando recobré la compostura me di cuenta de una particularidad de esa noche, había luna llena en un cielo despejado y esa luna, realmente parecía una perla.

Hace ya un año de los hechos que relate, un año hace que mi conciencia abrumada busca escapar de lo que en forma de tragedia se presentó en mi vida, un año y parece que todo hubiera pasado ayer, un año y cada vez que en contra de mi voluntad regresan los recuerdos de esos acontecimientos me lleno de terror al pensar que nuevamente me llegue a encontrar con…su sonrisa.



FIN.